Cronica de un viaje a Tomar, Noviembre de 2017 26 de enero de 2018 – Posted in: AGEA Editora – Tags: , , , ,

Continuando con el precedente establecido por «Cronica duma viagem a Lisboa» en noviembre de 2016, os traemos la cronica del ultimo viaje a Portugal efectuado por miembros de la AGEA Editora los días 10 a 12 de noviembre de 2017. En esta ocasión la delegación fue conformada por Manuel Valle Ortiz, Ton Puey (de Academia da Espada) y Diniz Cabreira (de Arte do Combate).

En la ida hicimos uma primera parada estratégica en Ponte de Lima para rendir homenaje a la madre del «Processo», Tareixa Henriques. Aprovechamos, también, para recuperar fuerzas atacando con saña la primera ración de bacalhau de nuestro viaje.

De camino a Tomar hicimos una parada estratégica en la Universidade de Coimbra, donde fuimos recibidos por una atenta bibliotecaria. Allí Manuel y Diniz entregaron un ejemplar de nuestra obra Destreza das Armas, edición del manuscrito MS 208 de la mentada biblioteca. Quedamos, como siempre, eternamente agradecidos al personal de la Universidad, y de las bibliotecas portuguesas en general, que de forma continuada ampara nuestras investigaciones.

Continuamos nuestro viaje a Tomar, bella ciudad llena de joyas arquitectónicas de entre las que es necesario destacar el complejo de castillo y monasterio de la Orden de Cristo — una construcción de belleza imponente que os recomendamos de corazón visitar, si es posible.

En Tomar tuvieron lugar las jornadas anuales de la HEMA-Portugal, federación portuguesa de artes marciales históricas europeas, hospedadas este año por el grupo Thomar Honoris. Allí, junto a las interesantísimas clases de Karin Verelst, Eugenio Garcia-Salmones, Mátyás Miskolczi, Frederico Martins y Pedro Fonseca,  Ton Puey impartió varias clases de ropera y montante. Nos encontramos allí con la gente de la Sala Viguesa de Esgrima Antiga, que bajaron en batallón para tomar parte también en las jornadas lusas.

Más allá de estas actividades prácticas, la organización concedió a nuestro compañero y amigo Manuel Valle Ortiz la distinción de «Mestre de Armas Honorário» por su trabajo liderando la recuperación de textos portugueses de artes marciales históricas europeas. He ahí el discurso de agradecimiento leído por Manuel en respuesta:

Apreciados señores y señoras:

Es para mi una gran satisfacción recibir este homenaje, dudosamente merecido, fruto del afecto de nuestros amigos, que han querido significar el trabajo que se ha realizado para recuperar los textos de la esgrima portuguesa, con atrevimiento al no ser esta mi lengua materna, pero al mismo tiempo con el cariño de una elección apasionada.

El mérito no es mio sino del gran grupo de amigos y colaboradores que durante varios años ha estado trabajando en recuperar estos libros casi olvidados.

Quiero mencionar en primer lugar a Steve Hick y Eric Myers que desde remotos países han mostrado un considerable interés por la herencia esgrimística portuguesa, en especial por sus textos más antiguos.

A continuación a todas la personas que desde la AGEA y la Editorial han contribuido a la publicación de nuestros libros: desde Ton Puey, Denis Fernandez Cabrera, Francisco Castro, Laksmy Irigoyen, Jaime Girona, Tomas Ahola, Manuel Campo y Diego Conde, a Tim Rivera. El esfuerzo cooperativo de tan gran número de personas nos ha permitido llegar hasta aquí.

También debo mencionar la colaboración indispensable de los bibliotecarios portugueses que custodian estos tesoros en la Biblioteca Nacional de Lisboa, Torre do Tombo, Biblioteca da Ajuda, Academia das Ciencias de Lisboa y Biblioteca Universitaria de Coimbra, que con abrumadora amabilidad y verdadero amor por los libros han facilitado enormemente nuestras pesquisas.

Y por último a nuestros amigos portugueses y muy especialmente a Fernando Brecha, que con su entusiasmo nos ha alentado a continuar nuestra trabajo.

Simplemente hemos inicado una senda. Vendrán nuevas generaciones que continuarán y engrandecerán esta tarea.

Muito obrigado

Las jornadas transcurrieron excelentemente, dándonos una nueva oportunidad de reforzar los lazos entre las comunidades practicantes de HEMA de Galiza y Portugal, así como volver a encontrarnos con viejos amigos internacionales. És de destacar la hospitalidad y generosidad de la organización, que nos dió de comer en los mejores restaurantes y nos llevó a ver las vistas indispensables de la ciudad.

Dejamos Tomar el domingo con bastante nostálgia para emprender el largo camino al Norte, devorando quilómetros a medida que caía el sol. Pero el viaje aún nos reservaba una última emoción: poco antes de llegar a la altura del Padre Minho el motor del coche se detuvo en una curva, dejándonos tirados en medio de la autovía, cuesta arriba. Vivimos unos instantes inquietantes mientras tratábamos de que viniesen al rescate de nuestro coche lleno de espadas roperas, largas, montantes, ropa sudada y otras armas de destrucción masiva.

Pero, por fortuna, la conexión con el seguro funcionó correctamente, y pronto tuvimos una grua y un taxi para recoger las partes mecánica y animal de nuestro convoy. Conduciendo vertiginosamente con la legendaria habilidad portuguesa, el taxista nos dejó en Compostela y Coruña antes de lo esperado, de forma que al llegar pudimos reparar parte del susto con esta medicina que, a modo de regalo de despedida, los amigos de Tomar nos dieron: